¿Cómo esquivar a la legítima?

No te engañes, a la legítima es muy difícil esquivarla. Sólo el desconocimiento de algún heredero puede ofrecer algún resquicio para no dejarle nada a ese familiar directo al que no soportas.

Es complicado, la legítima es implacable. Sólo se puede esquivar con el testamento, y en determinadas situaciones concretas y extremas, como los padres que abandonaron o corrompieron a sus hijos, cuando se hubiera cometido un delito contra quien hace el testamento, o en el caso de los descendientes no haber cuidado de los padres. Las causas para negar la legítima al cónyuge tienen que ver con no haber cuidado a los hijos o al otro cónyuge o haber incumplido gravemente los deberes conyugales.

La legítima es la parte de bienes de la que el que hace el testamento no puede disponer porque la Ley la reserva a determinados herederos llamados, por eso, herederos forzosos o legitimarios. Son, en primer lugar, los hijos y descendientes; los padres y abuelos del causante, y el cónyuge..

Las herencias se dividen en tres partes, un 1/3 seria para sus hijos a dividir en partes iguales, un 1/3 de mejora, que podría dejársela a un hijo, y 1/3 de libre disposición.

Pongamos un ejemplo: Luis, viudo, tiene 3 hijos: Paco, Juan y Paula. Y tiene dos hermanos: Antonio y José.

Si Luis fallece sin testamento toda su herencia se dividirá en tres partes iguales entre sus tres hijos, pues son sus únicos herederos legitimarios.

Imaginemos que Luis ha hecho un testamento en el que nombra herederos de todos sus bienes a sus hermanos y a sus hijos, mejorando a su hijo Paco respecto a los demás.

  1. Sus tres hijos se repartirían en tres partes iguales el tercio de legítima estricta.
  2. Su hijo Paco disfrutaría enteramente del tercio de libre disposición.
  3. Sus tres hijos y sus dos hermanos se repartirían en cinco partes iguales el tercio de libre disposición.

Para los que tienen la tentación  esquivar la legítima a través de donaciones antes de fallecer deben saber que si el causante, antes de su fallecimiento, ha donado bienes a un tercero y los bienes donados en vida superan el valor de la legítima que correspondería a cada uno de los herederos legitimarios, esos bienes formarían parte de la herencia del causante.

En ese caso, o bien esos bienes regresan a la herencia y se reparten de modo que se respete la proporción de la legítima respecto al valor total o bien la persona a la que se donaron aquellos bienes tiene que compensar la diferencia a los herederos legitimarios hasta cubrir el valor de su legítima.

En cualquier caso, si tienes dudas, consulta a tu Gestor Administrativo. Palabra de Gestor.

Leave a Comment


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>